Immunization Issues

La conexión entre fetos humanos y algunas vacunas

Updated: Agosto 31, 2011

Algunas vacunas crecen en cultivo de células que fueron obtenidas originalmente de dos fetos humanos. Este artículo describe los orígenes de estas vacunas.

 

Algunas personas se preguntan si las vacunas tienen componentes derivados de fetos humanos.

De hecho, algunas vacunas crecen en cultivo de células que fueron obtenidas originalmente de dos fetos humanos. Adicionalmente, el virus de la vacuna de la rubéola fue aislado de un tercer feto humano. Este artículo describe los orígenes de estas vacunas.

Fabricando Vacunas Virales

Es mucho más complicado fabricar medicinas biológicas (por ejemplo, vacunas, antibióticos) que producir medicinas químicas (por ejemplo, penicilina o aspirina). Adicionalmente, ciertas vacunas son más complicadas que otras. La bacteria que va en las vacunas bacteriales puede crecer en cultivos simples de laboratorio. En contraste, el crecimiento de virus requiere células vivas.

Los virus no pueden ser reproducidos por sí mismos. Ellos requieren un anfitrión para crecer, como embriones de pollo y células de animales que crecen en cultivo. Los productores de vacunas tienen ahora pocas opciones para cultivos virales por falta de razones farmacéuticas válidas y por preocupaciones por la seguridad humana. Por ejemplo, el virus de la varicela no crece bien en la mayoría de células derivadas de órganos animales porque algunas veces pueden tener virus animales que podrían ser peligrosos para la gente.

En el futuro puede ser posible preparar vacunas virales usando herramientas moleculares que no requieran crecer el virus en células vivas. Por ejemplo, la vacuna contra la hepatitis B es fabricada usando herramientas moleculares que no necesitan células de animales para nada. Sin embargo, ahora no es posible preparar la mayoría de las vacunas virales usando estos métodos.

Células Diploides de Fetos Humanos

Las células diploides son grupos de células humanas que crecen en el laboratorio. A diferencia de las células del cáncer, las diploides tienen el mismo número de cromosomas que las células humanas normales.

Ciertas cepas de células diploides son valiosas en la producción de vacunas porque estas células pueden ser usadas por largos períodos de tiempo en el laboratorio y son un medio seguro por el cual muchos virus que infectan a los humanos pueden ser desarrollados seguros y fácilmente.

Las vacunas preparadas en células diploides humanas han probado ser muy seguras desde hace varias décadas. Dos cepas diferentes de cultivos de células diploides hechas de fetos han sido usadas extensivamente para la producción de vacunas durante décadas. Una de ellas fue desarrollada en los Estados Unidos en 1961 (se llamó WI-38) y la otra en el Reino Unido en 1966 (llamada MRC-5).

WI-38 provenía de las células de pulmón de un feto femenino de 3 meses de gestación y MRC-5 fue desarrollado de las células de pulmón de un feto de 14 semanas. Ambos fetos fueron abortados intencionalmente pero ninguno fue abortado con el propósito de obtener células diploides 123. El tejido fetal que eventualmente se convirtió en cultivos de células de WI-38 y el MRC-5 fueron removidos de fetos que ya estaban muertos. Los biólogos celulares que hicieron los cultivos de células no indujeron los abortos. Estas dos cepas de células han crecido bajo condiciones de laboratorio por más de 35 años. Las células son solamente el sistema biológico en el cual crecen los virus. Estas cepas de células no son y no pueden formar un organismo completo y no constituyen un ser humano potencial.

Las células se reproducen así mismas, entonces no hay necesidad de abortar fetos adicionales para sostener la fuente del cultivo. Los virus son recogidos de los cultivos de células diploides y luego son procesados adicionalmente para producir la vacuna.

Los cultivos de células WI-38 y el MRC-5 han sido usados para preparar miles de millones de dosis de vacunas, previniendo millones de casos de rubéola, hepatitis A, varicela y rabia. En los Estados Unidos, solamente uno de estas enfermedades puede ser prevenida con una vacuna con licencia del FDA que no crece en células humanas diploides. Esta es la RabAvert de la vacuna contra la rabia producida por Chiron Corporation.4

Algunas de las vacunas que son producidas en células diploides humanas pueden ser preparadas ahora en cultivos de células alternativos. Algunos de estos cultivos de células no estaban disponibles o no fueron considerados apropiados para el uso en las vacunas cuando las vacunas originales fueron desarrolladas. Sin embargo, no hay garantía que las vacunas que se desarrollan en las líneas de células alternativas sean tan seguras y efectivas como las que tienen licencia actualmente y su desarrollo es seguramente muy costoso.

Así, hay muy poco incentivo para los productores de vacunas en desarrollar y probar nuevas vacunas cuando las que ya tienen licencia son conocidas por ser seguras y efectivas.

Vacuna contra el virus de la rubéola

REl virus de la rubéola causa una enfermedad leve en la mayoría de los niños, pero puede dañar severamente el desarrollo del feto cuando una mujer en embarazo es infectada. El virus que lleva a la única vacuna contra la rubéola disponible en los Estados Unidos y que es usada mundialmente (Meruvax II, Merck) viene de tejidos obtenidos en el momento de un aborto de un feto de una madre contagiada con el virus de la rubéola5El aborto no fue conducido con el objetivo de aislar el virus, sino que tanto el feto como la madre fueron infectados con el virus salvaje de la rubéola que creaba un riesgo de defectos al nacer. 67

Desde que la cepa del virus salvaje de la rubéola (conocido como RA27/3) fue aislada, esta ha crecido en células diploides de fetos humanos. No hay necesidad de obtener células adicionales de fetos abortados para mantener la fuente de virus atenuados de rubéola usados para producir grupos adicionales de vacunas para el futuro.

Durante el desarrollo de la vacuna actual contra la rubéola, células de animales fueron estudiadas también para producir la vacuna, pero probaron ser menos seguras o menos efectivas que la vacuna RA27/3 que crece en células WI-38.

Antes del uso mundial de la vacuna contra la rubéola, en los Estados Unidos hubo cientos de miles de casos de rubéola y más de 800 casos de rubéola congénita por año.8. Como consecuencia de la epidemia de la rubéola de 1963 y 1964, se ha estimado que hubo 20.000 niños que nacieron con defectos congénitos, 6.250 abortos espontáneos y 5.000 abortos inducidos. 9 En el 2001, el DCD reportó sólo 3 bebés nacidos con el síndrome de rubéola congénita10

Así, la vacuna contra la rubéola RA27/3 ha prevenido varios miles de abortos espontáneos e inducidos, protegiendo las mujeres en embarazo de ser infectadas. 9. Ver este articulo. (PDF 479 k)

Resumen

Algunos componentes de las vacunas han sido derivados de fetos humanos. Los abortos no fueron realizados con el propósito de descubrir una vacuna o producirla. No hay necesidad de abortos adicionales para la producción de estas vacunas. En el caso de la vacuna contra la rubéola, los abortos son prevenidos con el uso de la vacuna.

Un reporte reciente de la Academia Pontificia para la Vida en el Vaticano, anima a las compañías farmacéuticas para buscar alternativas para el desarrollo de vacunas que están ligadas con los fetos humanos, dado que la iglesia católica tiene objeciones en contra del aborto. 11El reporte también indica que ante la ausencia de una alternativa, estas vacunas pueden ser utilizadas para “prevenir un riesgo grave no solo para nuestros propios hijos sino también y más específicamente para las condiciones de salud de toda la población, especialmente para las mujeres en embarazo”. La Academia del Vaticano también observa que los “padres que no recibieron la vacuna para sus hijos son responsables de malformaciones (debidas a la infección de rubéola) en cuestión”.

Referencias